“Integrar la RIU permite a las Universidades ser parte de la red más grande y federal del país”

alejandro del brocco

Entrevistamos a Alejandro del Brocco, Director de Servicios de Comunicación de la Universidad Nacional de Quilmes, quien integra el equipo que lleva adelante el proceso de licitación de la Red RIU.

Edad: 34 años
Profesión: Especialista en Redes de Datos y Telecomunicaciones
Trabaja en la universidad desde: 2003

¿Desde cuándo estás participando de los proyectos de licitación de la Red RIU?
Me encuentro participando desde 2016, formando parte de la Comisión de Asesoramiento Especializado Ampliada.

¿Cuál crees que fue tu aporte en el proceso de licitación actual?
Mi aporte tiene que ver con entender la importancia que supone maximizar los recursos tecnológicos para la investigación y el desarrollo colaborativo de los investigadores y docentes que participan en las Universidades Nacionales, de modo de conseguir el avance de las ciencias utilizando la red académica más federal de Argentina. Para ello resulta vital aportar la visión de cada institución, sus aspectos favorables y sus dificultades. Nuestro territorio supone muchos obstáculos por las condiciones climáticas, la desigualdad de inversiones y su extensión por lo que garantizar el acceso de todas las Universidades a esta Red demanda un gran trabajo que se ha visto plasmado en el pliego de condiciones de la última licitación.

¿Qué destacás de este proceso colaborativo?

Destacaría la participación de Universidades de todas las regiones del país. Creo que esto permitió encuadrar las condiciones técnicas posibles para la realización del pliego contemplando las necesidades de cada institución. Por otra parte, destacaría el gran conocimiento de los referentes técnicos que participaron en las definiciones técnicas y la cordialidad con la que se compartieron las experiencias anteriores relacionadas con este proceso.

El Data Center de la UNQ ha sido reconocido por su infraestructura y calidad. ¿En qué medida la Red RIU está implicada en su funcionamiento?

El Centro de Procesamiento de Datos de la UNQ es todo un orgullo y cuenta hoy con una disponibilidad del 99,7%. Una de las razones que nos permiten alcanzar este porcentaje es la conexión a la Red RIU. Esto se debe a que utilizamos esta red y al acceso a internet que nos provee como redundancia mediante el protocolo BGP para evitar que nuestros servicios estén fuera de acceso en caso de que se produzca un corte en el enlace comercial de la Universidad.

La UNQ pone gran acento en las TIC. ¿Cuáles son los otros usos que se le da a la Red en tu universidad?

Actualmente la UNQ utiliza los servicios de conexión a la MCU de RIU para realizar Videoconferencias con otras Universidades u Organismos Nacionales. También la utilizamos para acceder a la Central de Telefonía IP gestionada por la Universidad Nacional de San Luis y la Universidad Nacional de Villa María para comunicarnos con otras Universidades Nacionales.

¿Cuál crees es el valor de ARIU como Asociación?

Creo que el valor que tiene ARIU es muy importante. La asistencia técnica es muy buena teniendo en cuenta la complejidad de la red y los problemas que se presentan. Por otra parte, las capacitaciones son muchas veces a la medida de nuestras necesidades y redundan en mejoras que impactan en nuestras instituciones. Las becas para asistir a los eventos como TICAL son muy importantes porque permiten conocer otras problemáticas y también apreciar nuevas soluciones. Me parece que la participación de los referentes técnicos contribuye muy fuertemente a conformar esta asociación que tiene por delante nuevos desafíos muy importantes para sacar el máximo provecho de la nueva red. Finalmente creo que la existencia de la ARIU ha permitido que muchas Universidades estén conectadas entre sí, conformando la red más grande y federal del país, que, por cuestiones económicas, sería imposible sin la gestión en conjunto que lleva adelante la asociación y, en muchos casos, el acceso que permite utilizar los recursos dispuestos por ARIU, como el plan de Internet, en muchas oportunidades fueron la única opción posible para alcanzar el servicio, dada la falta de intención de inversión de las empresas de Telecomunicaciones.

Comentarios cerrados